Seguidores

domingo, 9 de noviembre de 2008

Etapa 38 .·. Port de la Selva - Cap de Creus · 4 ago 07

,

,
,
Son las 8 de la mañana y antes de despedirnos del hostal , cuando ya tenemos los macutos puestos, Jesús se da cuenta que no tiene su gorro. Gorro por aquí, gorro por allá, total después repasar todo el macuto sube disparado a la habitación y allí lo encuentra descansado tranquilamente entre las sábanas de su cama.
Ya recuperado de la idea de que se había dejado el gorro quien sabe donde, nos despedimos del hostal camino de recorrer los últimos kilometros de este viaje tan especial.
Cala Tamariua
,
,
Siguiendo la línea del mar, la playa, el puerto nos encaminamos hacia el final del Port de la Selva porque allí comienzan a aparecer las señales del Gr.
,
Atravesamos entre los últimos chalets tomando altura mientras observamos el litoral que lentamente aparece mientras avanzamos.
La cala Tamariua nos queda un poco abajo y avanzamos hacia la cala Tavallera a la que había que

,



,
,
bajar, con cuidado, por un camino empinado por el que bajaba una familia con todos los bartulos para pasar allí el día pescando. Varias mujeres bajaban como podían sorteando dificultades y las acompañamos con cuidado hasta que estamos todos abajo mientras comentamos que estamos al final de nuestro viaje. Los hombres, que ya habían bajado, nos esperan atentos y cuando ya estamos en la arena uno de ellos nos ofrece un par de botellines frescos. Nos negamos al principio por no dejarles a ellos sin lo que luego sería un gustazo pero insistían y querían que ya empezasemos a celebrar el fin del recorrido.
,
,
,

Dándoles las gracias, después de bebernos la cerveza con ellos continuamos remontando la cala hacia una serie de lomas que nos van aproximando poco a poco sin dejar de ver el mar.
,
,
Hay un cerro que tiene encima unas esferas muy grandes que se ven en la distancia y que les llaman los "cojones de Nixon" y forman parte de un asentamiento militar antiguo. Ya solo queremos llegar. Yo ya no pruebo ninguna mora porque me acuerdo de la indigestión del día anterior. Jesús viene despacio, tiene los pies bastante doloridos.
,

Me voy acordando de la conversación con Xabi y María José en Goriz. Faltandonos una hora debía llamar a un teléfono para decirles que habíamos llegado y que nos encontrabamos bien. 
.
.
.
Marqué el número y se puso Xabi. Se puso muy contento al oirnos y por saber que estabamos bien y me dice que cuanto nos queda para llegar. Una hora aproximadamente -le contesto-. Me dice que va a intentar acercarse, si puede, para vernos. Pues nada, seguimos andando y Jesús va caminando muy despacio, sufriendo con sus pies doloridos.
Ya vemos el faro estamos a punto de salir a la carretera, los coches van apareciento a lo lejos. El mar esta increiblemente azul, esta precioso.
.

.
.

.
Llegamos a la carretera y aparecen ante nosotros de repente un montón de coches. La civilización nos cae encima de sopetón. Nos juntamos con el trenecillo-coche que viene de Cadaqués lleno de turistas.
Ya en la carretera que acaba en lo alto del Cap de Creus, de repente me llaman por mi derecha y vuelvo la cabeza y me encuentro con Xabi vestido de forestal que acaba de bajar de un todo terreno del Parque Natural del Cap de Creus. Que alegria. Nos abrazamos y me explico que no sabía si podría acercarse cuando llegaramos pero que dio la casualidad que estaba cerca y le pillaba bien darnos un abrazo. Que emoción encontrarnos de nuevo con una persona con la que habíamos intercambiado nuestras ilusiones en un refugio del Pirineo hacia casi un mes. Nos comenta que María José estaba bien y que se encontraba trabajando. La mandamos un abrazo con él. Antes de despedirnos nos dijo que traía un regalo para nosotros. Saca una bolsa de plástico del coche donde trae una botella fría de cava y dos vasos y nos lo regala diciéndo que es para celebrarlo y que nos lo bebamos en la última marca junto al mar. Gracias Xabi otra vez si lees estas líneas pero fué la guinda maravillosa que no nos podíamos ni imaginar y que nos emocionó de una manera que no se explicarlo suficientemente.
.
.

.
.

Te puedo asegurar que nos lo tomamos emocionados a vuestra salud, a la nuestra y a la de todos nuestros familiares de los que nos hemos sentido en todo momento acompañados y queridos. Un beso y un abrazo muy fuerte y gracias de nuevo. Siempre nos acordaremos del Gr y de vosotros. Gracias por facilitarnos el regreso. Yo cojo la botella con muchísimo cuidado para no golpearla con las piedras picudas que bajan hasta el agua y Jesús coge la iniciativa y buscando marcas nos perdemos justo antes de acabar. Increible pero cierto. En el laberinto de piedras con el mar a nuestros pies nos perdemos y acabamos despistados con una botella de cava en las manos. Acabamos encontrando la senda que nos baja hasta la última señal, redonda como una diana.
















El aire es nuestro bien más preciado que solo nos falta en los refugios.... El agua es el segundo bien más necesario y cuando la necesitas el resto de las cosas no tienen valor. Luego está la comida, el calor de tu ropa, la compañia de un amigo y la cerveza con olivas .....
Gracias Jesús por acompañarme y hacerme más fácil disfrutar de este recorrido impresionante, exigente y bello. Gracias Maxi tambien a ti aunque fueran pocos los días que disfrutamos de tu participación a nuestro lado.


Seguiremos caminando juntos.

1 comentario:

Asgard dijo...

Después de leerme el blog unas 3 veces, he de comentaros por fuerza mayor.

Antes de todo, mil gracias por este blog tan alucinante que describe a la perfección un viaje de esta envergadura. Como es lógico, me entraron más ganas aún de hacer este viaje!

Tenemos pensado hacerlo un amigo y yo, de 20 años y apasionados de la montaña. Vuestro blog nos está sirviendo para orientarnos sobre todo a la hora de planear etapas y algunos consejos como mirar el mapa y volver a la última marca de GR jajaj.

De nuevo, muchas gracias por este blog y ya os comentaremos cuando vayamos a empezar nuestra aventura!

Manu.